La necesidad de la Reforma de las Pensiones a debate.


 

Uno de los debates que hemos heredado del  2010 es el tema de la Reforma de las Pensiones, su modificación a través del Pacto de Toledo. Los medios de comunicación y la prensa en general han publicado las noticias sobre este tema según los intereses del color político a quien van dirigidas. Reforma pensiones sí, reforma pensiones no y el porqué. Lo que sí preocupa en general es la sostenibilidad del sistema.

 

La jubilación a los 67 años con 40 años de cotización, es la propuesta de los 100 economistas, según dicen, para garantizar la sostenibilidad del sistema, pero en realidad pretenden favorecer un sistema mixto público-privado que beneficia la las personas con sueldos medio-altos, pues las rentas bajas tienen una imposibilidad de ahorrar por causa de un mercado laboral prácticamente destruido en estos últimos tres años de crisis y sumado a que dedica todos sus ingresos a la subsistencia, así que menos se van a poder permitir invertir en una pensión privada. La mejor excusa para vender la propuesta de reforma es el alargamiento de la media de esperanza de vida.

 

En contra del sistema español de la Seguridad Social en referencia a los cálculos sobre las pensiones, los temas que se han barajado son varios y todos van centrados a una política neo-liberal marcada por Alemania, como país central del sistema económico de la Unión Europea encaminada a una Europa Global, y que dan como ejemplo de sistema ideal el Sueco como mejor sistema de pensiones, es el más flexible y modificable según la necesidad de cada momento. Uno de los temas que se debaten es el equilibrio entre ingresos y gastos de los fondos públicos, en este caso la Tesorería de la Seguridad Social, problemática real o no que se liga a  la crisis de hoy día. El gran número de desempleados que tiene nuestro país y que parece que va en aumento, ha generado un receso en los ingresos en cotizaciones, que se suman a la reducción de ingresos a la gran parte de empresas que retrasan sus cotizaciones gracias a las ayudas del gobierno para que puedan subsistir en la época actual, todo ello hace que sistema público se tambalee.

 

         En contraposición a estos argumentos que nos hacen perder en un montón de estadísticas que se interpretan según la conveniencia del color político que las interpreta, nada más que simple demagogia para demostrar unos intereses propios. Deberíamos partir de que la Seguridad Social ha cerrado el año 2010 con excedentes y que a lo largo de la historia no es la primera crisis que se soporta, pues en 1981 ya se habló por primera vez de la “crisis” del sistema de pensiones. La experiencia nos confirma la seguridad y la fortaleza de nuestro sistema. Por ejemplo el sistema de reparto, cuando un español se jubila el sistema cubre el 85,3% del salario medio anual, cifra incapaz de obtenerse con un sistema privado. Con nuestro sistema de pensiones obtenemos un tercio más que si guardamos el dinero y lo gestionamos nosotros mismos con la capitalización. Que podemos decir de la esperanza de vida, y sobre su cálculo, pues que se ha alargado en gran parte, por que ha disminuido la mortalidad infantil y nadie lo comenta y además no se tiene en cuenta que el envejecimiento físico no se ha retrasado, la capacidad física a los 65 es la misma que años atrás. Lo que si es una realidad es que entre los 65 y 67 años de edad un trabajador cotiza a la seguridad social mucho más que un joven que empieza a trabajar, por lo que aquí hay más un interés económico que mirar por un bien social. Y que decir de los 40 años de cotización en la vida laboral, no es más que un sistema discriminatorio para mujeres y estudiantes. Mientras una mujer cuida a niños y abuelos o el problema de encontrar trabajo cuando se termina una carrera en el caso de los estudiantes, ¿Cómo se va a alcanzar los 40 años de cotización para el 100% de la pensión de jubilación? La mayoría de las mujeres, cuando se jubilen, nunca van a poder alcanzar esa cifra, ya que pertenecen a un grupo con el porcentaje de precariedad laboral más elevado junto con los jóvenes. Así acabamos perpetuando unas rentas más bajas para la población femenina y sentenciando la discriminación de género en temas salariales.

 

Es cierto que es preciso revisar el sistema de pensiones de un país periódicamente, pues cada momento social y época tiene sus propias peculiaridades, pero en el caso actual se ha aprovechado la “crisis” para tocar el reparto e intentar convertir el sistema público en mixto. El sistema de pensiones de la Seguridad Social que existe en España es bueno y mucho mejor que el inviable sistema público–privado como han pretendido defender muchos economistas. Solo que tendría mucha más lógica y sentido común enfocar la reforma, partiendo de una estrategia de futuro, encaminada al mundo que queremos tener para nosotros y nuestras generaciones futuras.

Por Montserrat Masvidal Bañeres

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Noticies

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s